Estudio geológico retrasaría la licitación del Túnel Agua Negra
2 mayo, 2018
Túnel de Agua Negra: Su importancia para la producción de cales de la provincia de San Juan
2 mayo, 2018
Show all

Debemos resolver en conjunto precisiones en materia técnica, geológica y de financiamiento

La autoridad llegó a la zona para reunirse con las autoridades y darles tranquilidad respecto de la continuidad del túnel de Agua Negra. Recalcó que el proyecto sigue su curso, pero señaló que para concretar la licitación primero se deben realizar estudios que permitan dar certeza de su construcción.

Este viernes el subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, llegó hasta la región, según el mismo señala, para dar tranquilidad a las autoridades de que el proyecto de túnel de Agua Negra, que conectará a la región de Coquimbo con la provincia de San Juan, sigue su curso normal, aunque reconoció que antes de concretar su licitación (que se planeaba para 2019) se deberán desarrollar estudios técnicos y geológicos que den certeza de la viabilidad de su construcción.

La autoridad  también plantea que están pendientes algunos análisis financieros, sobre todo en cuánto a los sobrecostos que pudiera significar la obra que tardaría 10 años en concretarse.  Lo que sí no cambiaría, dice, es el financiamiento, que quedó establecido en 67% por la parte argentina y 33% la chilena.

-En la región y San Juan preocuparon las versiones sobre un posible frenazo al túnel de Agua Negra. ¿Cuál es la situación en la que se encuentra el proyecto?

“Me cuesta entender que la gente haya interpretado como un frenazo cualquier comentario que se haya hecho. (…) En lo que estamos actualmente es que ya concluyó el año pasado la etapa de precalificación y estamos a la espera de la no objeción por parte del Banco Interamericano del Desarrollo (BID), que nos está acompañando en este proceso”.

-Pero en el proceso de licitación puntualmente. ¿Cómo se vienen los plazos, porque en algún momento se dijo que se iba a licitar en 2019?

“Lo que corresponde ahora, una vez recibidos los antecedentes del BID, es que Argentina, que tiene ahora la presidencia de la Ebitan, nos cite a una reunión para poder ver de qué forma podemos enfrentar las etapas siguientes,  porque debemos resolver en conjunto algunas precisiones que hay que hacer en materia técnica, geológica y en materia de financiamiento. Una vez resueltas esas temáticas, vamos a poder dar continuidad a la etapa siguiente. No es responsable ni bueno para el proyecto acelerar ese proceso, porque de lo contrario, cualquier duda que pueda existir en esta etapa se traspasa a una etapa de licitación y ahí el proyecto se entraba”.

-¿Podrían haber cambios en las condiciones que se establecieron previamente en el tema del financiamiento? Se lo pregunto porque el ministro de Transportes de Macri señaló que no estaban de acuerdo con esta distribución, aunque la acatarían.

“Bueno, existen acuerdos tomados entre ambos países, ya en el primer gobierno del Presidente Piñera me tocó negociar y revisar con la contraparte argentina los términos en los cuales íbamos a distribuir el financiamiento. El 28% del túnel está en territorio chileno y el 72% en territorio argentino. Sin embargo, la parte que corresponde a Chile tiene algunos costos mayores. Esto había que verificarlo con ciertos estudios, por lo cual llegamos a un acuerdo de que a ellos les correspondería el financiamiento del 67% y el 33% a nosotros.

“Eso es lo que existe, ahora, lo más relevante es poder despejar todos los riesgos, todas las implicancias que pueda tener la geología. No tenemos experiencia en un túnel que cruce la cordillera de Los Andes y tiene 6 fallas. Solamente tenemos 2 pilotajes hechos por el lado chileno y pocos por el lado argentino. Es necesario investigar un poco mejor la cordillera para que el proyecto esté bien diseñado desde las bases técnicas y administrativas de la licitación. Lo que encontremos en materia geológica también va a determinar el proceso constructivo”.

-¿Y eso podría modificar los costos y el financiamiento que aporte cada país?

“Eso podría modificar los costos. Creo que la estructura de financiamiento a mi juicio ya está convenida”.

-Es decir ¿Se mantendría 67% y 33%?

“A mi juicio, eso ya está convenido, lo que nos falta es verificar con la contraparte argentina si es que ellos pretenden hacer algún cambio en esa composición y cuál sería la justificación de aquello”.

-En ese sentido ¿Cuál sería la postura del Gobierno, porque en su momento se decía que era lógico que fuera así, porque se estimaba que beneficiaría más a Argentina que a Chile?

“Los beneficios son en ambos sentidos. Este proyecto a lo que va a ayudar es a la integración comercial, pero también sociocultural entre ambos países. Desde el punto de vista comercial, este túnel permitiría una mejor salida a los puertos para Argentina y de todo ese sector de América Latina, a través del corredor bioceánico a Asia. De la misma manera también facultaría que los chilenos puedan aprovechar los mercados por el mismo corredor, por lo tanto, hay beneficios que son mutuos”.

-Pero, insisto, ¿El tema del financiamiento se va a volver a analizar o ya está definido?

“A nosotros nos parece que es importante respetar los acuerdos que han existido y entiendo que la contraparte argentina está buscando una forma de resolver esa materia”.

-Claro, el ministro de Trasportes del Presidente Macri dijo que era un acuerdo que se había tomado en el gobierno anterior y que, pese a que no lo compartían, respetarían lo establecido…

“Yo aún no me he juntado con la Ebitan, no nos han citado los argentinos, pero a mí me parece que es importante mirar hacia adelante y ver cómo podemos resolver los problemas que atañen al proyecto propiamente tal, que tienen que ver, como dije, con algunos aspectos técnicos que no están resueltos, hay que precisar también estos aspectos geológicos que influyen en el desarrollo del proyecto y también tenemos que ajustar temas de financiamiento, porque esto es un proyecto de muy largo plazo”.

-¿Podrían ser más los sobrecostos que se mencionan?

“Hay que regular bien de qué manera se van a ir enterando los dineros para el financiamiento del proyecto desde ambos países”.

-Porque el BID ya aprobó un monto de 1.500 millones de dólares, pero eso puede ir aumentando en el camino, son 10 años de construcción…

“El BID tiene pre aprobado un crédito, pero eso también implica que los países tienen que pagar esos créditos. Entonces, esa parte también debe estar regulada con anticipación antes de una etapa de licitación, porque, de lo contrario, lo peor que nos podría ocurrir es que el día de mañana, en la mitad del desarrollo del proyecto, tengamos desacuerdos respecto a cómo poder resolver algunas controversias”.

-Y siendo así ¿Cuáles serían los plazos que se manejan ahora? ¿Se aplazaría un poco el tema de la licitación por estos estudios que se requieren?

“Yo no tengo todavía conocimiento respecto del plazo que podrían requerir estos estudios, también depende con lo que uno se vaya encontrando. Es decir, por ejemplo, si es que con algún sondaje en profundidad encontramos que hay una gran masa de agua en la cordillera, entonces tendríamos que hacer algunos estudios que nos permitan dimensionar el tamaño de esa masa de agua, porque después, durante la etapa de construcción, vamos a tener que conducir esas aguas de alguna manera”.

-¿Quién va a ser el encargado de hacer estos estudios?

“El BID también tiene pre aprobados recursos por 20 millones de dólares por cada país para fortalecer los equipos técnicos de la Ebitan. Yo tuve una reunión con el BID la semana antepasada con el fin de que esos recursos también alternativamente puedan ir a  fortalecer los mismos equipos técnicos que ya han estado trabajando por parte de ambos países, que ya tienen conocimiento durante años en este proyecto, con el fin de agilizar los procesos y poder sumar profesionales a esos equipos. Ellos tomaron de muy buena forma esa posibilidad”

-Y en paralelo ¿Qué pasa con los consorcios que quedaron precalificados? ¿Se va a anunciar igual la que quede seleccionada o eso se va a dejar stand by?

“Lo tenemos que verificar con nuestra contraparte argentina, esto todo lo hacemos en conjunto. Una vez que recibamos la no objeción por parte de BID, nuestra idea es poder convenir de mutuo acuerdo de qué manera vamos a convocar a las empresas y cómo vamos a continuar con el proceso, si es que primero vamos a resolver algunas dudas que en conjunto tenemos”.

-Descartamos entonces que el proyecto se haya quedado en el camino, sino que está siendo tomado con atención por el Gobierno, pero se están ajustando detalles…

“Proyectos de esta naturaleza, que son complejos, requieren despejar las dudas antes de iniciar procesos de licitación. Eso justamente es lo que estamos haciendo, tomando este tema con responsabilidad y con proactividad, justamente para que sea un éxito a futuro y no hayan problemas”. 3701iR

Obras en la región

-Además, en paralelo, el MOP debe ir desarrollando la ruta alternativa que permita desviar el tránsito de los camiones del valle de Elqui y zonas portuarias. ¿Cómo se va a trabajar en eso?

“Tenemos que preparar a la región para cuando la obra esté construida. La boca del túnel hoy tiene una sola salida que es por la Ruta 41, que atraviesa el valle de Elqui. Nosotros no quisiéramos que camiones pesados crucen por esa vía, porque van a interferir esa zona que es de interés turístico, de observación astronómica y que queremos cuidar”.

“Por lo tanto yo he instruido a la Seremía de Obras Públicas para que licite este año un estudio que nos permita determinar una ruta alternativa para poder conducir por esa vía camiones de mayor tonelaje”.

-Respecto de los puertos ¿Se piensa en ampliar Coquimbo, otras zonas portuarias o todavía no hay una definición?

“Todavía no hay una definición, nuestra idea es precisamente que ese estudio, en base a factores técnicos y de eficiencia determine cuál es la solución óptima”.

Comentarios de Facebook