El litio en Chile y el mundo: Proyecciones hacia 2025
26 febrero, 2018
Inicia en Chile la tercera ronda de negociaciones con los candidatos a Estado Asociado
6 marzo, 2018
Show all

¿Oportunidad para Chile? Apple negocia compra directa de cobalto a mineras ante competencia de autos eléctricos.

La producción del metal -elemento clave en la fabricación de baterías de smartphones y vehículos- puede ser una oportunidad para que nuestro país se convierta en un líder mundial de electromovilidad.

Apple está negociando la compra de cobalto –un componente clave para las baterías del iPhone- directamente de las mineras, para evitar la interrupción del suministro a medida que el metal se vuelve cada vez más demandado.

El gigante tecnológico es uno de los principales usuarios finales de cobalto: un cuarto de la producción global del metal se usa para producir las baterías de ion litio de sus smartphones.

Pero la firma enfrenta una competencia creciente de automotrices como Tesla, BMW y Volkswagen, a medida que las preocupaciones medioambientales y la moda aumentan la demanda por sus modelos de autos eléctricos.

Por lo mismo, según informaron a Bloomberg personas cercanas al asunto, Apple está negociando contratos directos por cientos de toneladas métricas de cobalto, con una duración de uno a cuatro años. Los primeros contactos tomaron lugar hace más de un año, pero siguen sin concretarse, precisó una de las fuentes. El año pasado, el presidente ejecutivo de Glencore Ivan Glasenberg confirmó que estuvo en negociaciones con la empresa.

Las intenciones de Apple debieran despertar el interés de las autoridades y empresas chilenas ya que el país precisamente está en una carrera para volver a producir este metal que ya fue explotado a principios del siglo XX.

Luchando por suministros

Según proyecciones de Darton Commodities, la demanda de cobalto se triplicará hacia 2025, a 159.900 toneladas, desde 55.400 toneladas el año pasado, mientras que en 2030 alcanzará 324.300 toneladas. En los últimos 18 meses, el precio del metal se triplicó, superando los US$ 80 mil por tonelada métrica.

Esto tiene a las empresas luchando por asegurar su abastecimiento. Hoy, Australian Mines anunció que cerró un acuerdo de suministro de su producción completa de cobalto y níquel de trece años con la principal refinería surcoreana, SK Innovation, por US$ 3.900 millones. La empresa tiene planificado usar el material en su fábrica de baterías eléctricas en Hungría.

BMW también está cerca de lograr un acuerdo de suministro por diez años, dijo a Bloomberg Markus Duesmann, jefe de adquisiciones de la empresa. “Tenemos que vigilar de cerca el litio y el cobalto, por el peligro de falta del escases de suministro”, explicó.

Un 60% del suministro de cobalto proviene actualmente de la República Democrática del Congo, pero las perturbaciones políticas y sociales en el país no permiten asegurar la producción y envíos del metal. A eso se suma que el mes pasado el Senado del país aprobó duplicar los impuestos sobre el metal.

Por otra parte, las acusaciones del uso del trabajo de niños también pesan sobre los planes. En un reporte a principios de 2016, Amnistía Internacional acusó a Apple –junto a su competidor Samsung- de que sus proveedores chinos compraban el metal de minas que emplean a menores de edad.

El año pasado, Apple publicó por primera vez la lista de sus proveedores de cobalto y se comprometió a no comprar el metal de pequeñas mineras de Congo sin “protección apropiada”.

Oportunidad para Chile

En este escenario, Chile podría convertirse en el mayor proveedor de cobalto en el futuro. Junto con el aumento de los precios y de la demanda, ha vuelto el interés por extraer el metal, después de más de 70 años de inactividad. Además de sus reservas, Chile tiene la ventaja que ofrece un marco institucional seguro para la inversión, a diferencia del Congo.

En enero, el fondo de inversión estadounidense Gentlith y la familia Callejas Molina anunciaron que a partir de abril la recién creada empresa Cobalt Corporation empezará a explorar cobalto en el área de San Juan en la región de Atacama. La producción empezaría en cuatro años. Por su parte, el presidente del productor chileno de acero y hierro CAP, Fernando Reitich, afirmó que ve buenas perspectivas para recuperar el cobalto de relaves en la mina Candelaria.

Un informe de Corfo de fines del año pasado destacó la existencia de yacimientos en las regiones de Atacama y Coquimbo –sobre todo en áreas de San Juan, Carrizalillo Alto y Tambillos- que “pueden presentar buen potencial para la recuperación de cobalto como subproducto de la minería del hierro y/o cobre”. Así, el negocio del cobalto podría mover unos US$ 1.850 millones anuales en nuestro país, al tomar el volumen de producción que logró en 1903, de 23 mil toneladas.

La incursión en el cobalto complementaría el liderazgo de Chile en el mercado del litio: el mes pasado, Financial Times informó que Tesla está negociando con SQM para adquirir parte de producción del metal y construir una planta del procesamiento para las baterías de sus autos eléctricos.

“Para nosotros, de pronto, se nos abre la perspectiva para ser productores de cobalto, ya que tenemos la tríada cobalto, litio y cobre bajos emisiones facilitado por el enorme potencial solar. Algo desafiante en cuanto a innovación”, dijo en diciembre el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran.

Comentarios de Facebook